miércoles, 12 de noviembre de 2008




Quienes sean miembros de este Club de Fans de Julián tienen derecho a:


1- Participar de fiestas cultas en honor al Señor Julián en las que éste participará según su voluntad.


2- Amar a Julián sin condicionantes por ninguna forma de discriminación, ya sea en el acceso, el mantenimiento y las oportunidades que se brinden al contacto con la sabiduría del Gran Julián.


3- Una retribución justa por el servicio social que realiza difundiendo las enseñanzas del Magno Astro.


4- Que el estado civil o las responsabilidades familiares no sean condicionantes para acceder a esta organización culta.


5- Amamantar a Julián. Las fans dispondrán de medio horario para poder dedicarse exclusivamente a esta noble tarea.


6- Que Julián decida sobre cada cuerpo.


7- Un día al año de licencia especial con goce de Julián.


8- Que El Culto les efectúe tacto vaginal y mamario. Este hecho deberá ser acreditado fehacientemente.


8 comentarios:

Bichicome dijo...

que sacrificio...

para Julian digo..

Lina Masaki dijo...

Mucho culto, mucho Culto... el culto a Julián me suena un poco satánico, eh, chicas? Es lo que le da un toque más atractivo.
¿Hay ceremonias con sacrificios humanos, profanaciones y violaciones de vírgenes?

NO A LA VERIFICACIÓN DE LA PALABRA.

Julián dijo...

Trabajemos sobre las contradicciones:

si hago tacto vaginal, entonces es porque el club no tiene "miembros"

Afinemos un poco los términos, y hoy, hoy estoy cansado (oh, la cultura, oh, la impostura, oh, la descompostura).

Julián dijo...

Bo, ¿y si enchulan un cacho el blog? Parece un velorio en vez de un club de fans (perdón fans de Kafka).

Ava Gardner dijo...

julián es ginecólogo?
seguro que su secretaria es marta minujin.

vladimir maiakovski dijo...

violaciones de vírgenes ... me gusta ...

tan versátil como acústica dijo...

yo siempre estoy por inscribirme pero tengo mis dudas. igual falta una propuesta para mujeres.

Julián dijo...

Este colorcito sí! Ahora dan ganas de mandarse la parte por el todo, el toro por las guampas y las guapas por los codos. Ministra, míreme!